Rutas para senderistas
      El mayor atractivo conocido del ayuntamiento de Muros es su Villa Capital. Un pueblo marinero que conserva todo su encanto medieval, principal objetivo de aquellos forasteros que lo visitan por primera vez.
      Mas no solo la Villa aporta belleza e interés a este ayuntamiento. Muros cuenta con una riqueza natural extraordinaria. Hermosas playas de finísima arena blanca y aguas cristalinas. La historia viva de un pasado de gloriosos sacrificios, un presente forjado a base de valor y de orgullo o la hechizante belleza de la piedra labrada que destaca en sus construcciones.
Es todo un placer admirar la belleza arquitectónica de la Villa y disfrutar de la exquisita gastronomía que este pueblo marinero ofrece a sus visitantes
Playa, historia y patrimonio no son, con todo, su único reclamo. A lo largo y ancho del Ayuntamiento se encuentran lugares tan hermosos como salvajes. Una belleza natural que encanta a los que recorren esos parajes.
      Pero ese encanto no se termina a orillas del mar. Más bien comienza en él un segundo paraíso. La población nace junto al mar para crecer después por la ladera de la montaña. Una verde montaña tan atractiva como el salado maná que se extiende a sus pies.
Senderos naturales recorren el territorio entre extensos pinares, eucaliptales o robledales que le dan al paraje un especial tono de vida.
      Riachuelos que serpentean entre campos y bosques. Abundantes sus aguas, muchas veces y tan solo filamentos plateados entre el verde en época estival.
La impresionante presencia de Monte Louro, mágica montaña de leyendas y de andaduras. La laguna de Xalfas, a los pies del mítico monte; una reserva natural donde anidan cientos de especies de aves migratorias. Escondida tras las dunas que la resguardan de los impetuosos vientos que llegan desde el mar, se deja besar de vez en cuando por las saladas aguas del Atlántico, lo que la convierte en un sin igual ecosistema con vida propia.
      Los amantes del senderismo encuentran igualmente su lugar en esta comarca. La ruta de los molinos, bajando de Taxes hacia Louro; la subida a Monte Castelo, en Esteiro; la ruta de A Silvosa a Abelleira; la subida a la Cruz de Rumial; una visita a Laxe das Rodas…, y tantas otras sendas que invitan a andar disfrutando de la naturaleza.
      También los interesados en la historia y en la arqueología tienen donde dar rienda suelta a sus inquietudes, visitando las innumerables estaciones de arte rupestre que hay esparcidas a lo largo del territorio.
      Un aire limpio, con aroma a mar y bosque, hace que cualquier actividad que se antoje se convierta en una experiencia inolvidable.
      Arenales casi vírgenes; laderas arboladas, que nacen en la orilla y trepan hacia las cumbres, pintando de verde el entorno; encantadoras aldeas cuyos caminos se dibujan entre centenarias edificaciones; estratégicos miradores, desde donde se puede contemplar toda la grandiosidad de la ría y la sobrecogedora imagen de los pueblos serpenteando sobre sus costas. Un pueblo besando el mar, en una eterna e inquebrantable relación de intimidad. Muros es mar, y el mar es Muros. Un paraíso que nació y se alimentó de ese salado y líquido elemento, y que convive a lo largo de los siglos a su lado, sin abandonar jamás las aguas que le dieron la vida.
Recorridos con encanto
      A pesar de ser un municipio eminentemente costero, no faltan en Muros interesantes opciones para quienes deseen disfrutar de la naturaleza en toda su inmensidad. Además de las innumerables y hermosas playas y calas que adornan su litoral, y son el aliado perfecto para quienes buscan relajarse junto al mar, o bañarse en las salobres aguas del atlántico, existen zonas realmente atractivas donde fundirse con la abundante vegetación. Históricas ruinas, viejos molinos y abundantes rincones de indiscutible interés.
      No es tarea fácil aconsejar al visitante sobre las mejores opciones a la hora de echarse a andar en busca de cautivadores paisajes, representativas edificaciones o apasionantes muestras primigenias de nuestra historia. Todo, en este ayuntamiento, es merecedor de ser visitado. Desde las innumerables iglesias, capillas o cruceros, representativos de la tradicional cultura cristiana, hasta los indescifrables petroglifos; ilustración rocosa de nuestros ancestros.
     La privilegiada situación que ocupa el Concello, al abrigo de las bravas aguas del océano, en casi todo su territorio, aportan un plus de interés para el visitante.
     Incluso, cuando el clima no es favorable, merece la pena la experiencia de recorrer esta tierra de ensueño, donde, al igual que en toda Galicia, la lluvia también es arte.
JMBLibros - Muros
© Todos los derechos reservados
Email: JMBLibros@villademuros.com
mardehistoria@villademuros.com
REDES SOCIALES