Monte Louro y Xalfas
      Monte Louro es la montaña más representativa del Ayuntamiento de Muros. Según estudios realizados por algunos geólogos, esta pequeña península forma un conjunto único en el cual confluyen el monte, la playa, la laguna y un amplio valle. Esta singular montaña está coronada por dos cumbres que destacan solitarias frente a inmensidad del Atlántico, penetrando en él cómo dos gigantescos pináculos a cuyos pies nace una gran superficie casi llana que se ensancha hacia el norte, convirtiéndose en una barrera natural que protege la playa de San Francisco, la cual se extiende a lo largo de dos kilómetros en la parte interior de la ría, de los agresivos envites del mar abierto en época de vendavales.
      En el exterior, junto a su ladera, se encuentra una de las zonas de mayor riqueza ecológica y paisajística de Galicia, la laguna de Xalfas que, a pesar de estar separada por una barrera de dunas y una amplia y larga playa de arena blanca, se comunica con el mar muy a menudo, cuando los fuertes temporales del sudoeste hacen que las grandes olas se abran camino hasta alcanzar las dulces aguas del interior.
      Los geólogos calculan que la unión de esta montaña -que fue una isla en la prehistoria- con el continente sucedió hace aproximadamente dos millones de años, mediante un plano alto litoral originado en el pleistoceno. Las características geomorfológicas del lugar lo llevaron a ser catalogado como punto de interés geológico nacional.
      En la su cumbre norte, la de menor altura con 244 metros -la otra mide 266-, se encuentran aún los restos que muchos atribuyen a una antigua ermita, dedicada a Santa María Magdalena. Otros, en cambio, basándose en algunos datos existentes, dan como origen de estas ruinas a la fortaleza que fue construida en la edad media, para defender la entrada de la ría. Se tienen referencias sobre su completa ruina en el 1809, al mismo tiempo, aproximadamente, que las torres de vigilancia de monte Cabazo y de Santa Cruz.
      Existe una leyenda al respeto, que habla de que la Virgen se apareció en aquel sitio, donde el monte está perforado por cuevas inexpugnables que atraviesan la montaña en vertical hasta llegar al mar. Otra leyenda dice que en la laguna de Xalfas existió, muy antiguamente, un pueblo hundido misteriosamente en su lecho, al formarse esta con los aportes del río Longarela y las saladas aguas que le llegan del mar. Incluso, ya la la alta edad media, algunos llegaron a especular con la existencia en aquel lugar de la mítica ciudad de la Atlántida.
JMBLibros - Muros
© Todos los derechos reservados
Email: JMBLibros@villademuros.com
mardehistoria@villademuros.com
REDES SOCIALES