La epidemia de cólera
      En el año 1833 Muros padeció una de las peores epidemias que afectaron la salud colectiva de sus vecinos.
      El día 30 de enero de ese año arribó al puerto de la localidad un bergantín guardacostas denominado Argos*. A bordo de esa nave, procedente del puerto de Vigo, viajaban varios tripulantes infectados por la enfermedad bacteriana conocida como el cólera. Al poco tiempo de la visita del Argos a nuestro puerto, se comenzaron a notar en la Villa los primeros casos de contagio de la enfermedad.
      Ya la noche del 7 de febrero se hizo patente en una familia del pueblo el brote epidémico. Los síntomas característicos de este mal; vómitos, diarreas, calambres abdominales, extravíos de conciencia, etc., aparecieron primero en una de las hijas. Enseguida se extendió la dolencia al padre, a la madre y a una hermana, finalmente, el mal se cebó también con otros dos niños de la familia. Cuando se dio la primera alarma ya la enfermedad se estaba propagando paulatinamente por toda la población. Su expansión alcanzó también a los arrabales de la Villa, afectando en poco tiempo a los habitantes de las parroquias de Serres y Carnota, al haber tenido contacto directo la gente de esos lugares con los habitantes de Muros.
      No se tiene constancia de sí esa epidemia se cobró víctimas mortales, y mucho menos la cantidad, si es que las hubo. Pero sí hay constancia de que fueron innumerables los afectados en toda la comarca, al igual que en casi todas las regiones de Europa que se vieron perjudicadas por la pandemia procedente de Asia.
     
      *Aclaración del autor.
      La fuente de información primaria hace coincidir al Argos con el año 1.833. Consultadas varias fuentes por separado difícilmente habría podido ser el Argos el barco señalado, ya que el mismo, construido en Pasajes en el año 1.802 y enviado como guardacostas a Sudamérica en el 1.804, tenía su base en Puerto Cabello (Venezuela), y aunque estuvo por España a finales de la segunda década del 1.800, fue dado de baja en el año 1.820. Otros buques con el mismo nombre fueron botados en años posteriores a la fecha que figura en los escritos sobre este acontecimiento, por lo cual tampoco habrían podido ser el barco citado. Es posible también que se trate de un error en la fecha del acontecimiento, pero la escasa información respecto al mismo no permite dilucidar en que consiste el equívoco.
JMBLibros - Muros
© Todos los derechos reservados
Email: JMBLibros@villademuros.com
mardehistoria@villademuros.com
REDES SOCIALES