Capillas

Capilla de As Angustias
      A un lado de la antigua Iglesia de San Pedro, y ocupando parte de sus ruinas, don Domingo Giance de Caamaño mandó construir, en el año 1665, la Capilla de las Angustias. Está ubicada en la parte inferior del cementerio parroquial, ya clausurado. Las paredes exteriores y el tejado fueron reparados a finales del siglo pasado. Está compuesta de dos naves cuadrangulares con entradas independientes.
       En la fachada principal existe una pequeña ventana, y sobre esta, rematando el frente, una espadaña, actualmente sin campana. El tejado es de cuatro aguas. Delante de la capilla hay un gran atrio, ahora totalmente renovado, que hace las veces de plaza justo a la entrada del Centro Cultural. Este lugar, a pesar de estar actualmente empedrado, sigue siendo conocido como «Campo de San Pedro», y forma parte del recorrido de la ruta turística «Muros, Vila de auga e sal». Detrás de la actual construcción existen aún los restos de la antigua iglesia y en sus paredes de cantería se pueden apreciar gran cantidad de inscripciones hechas por los canteros que la edificaron.


Capilla de San Roque
      Capilla ubicada en el barrio del mismo nombre. Fue reedificada en el año 1765 y financiada mediante aportaciones de los vecinos. Según los escritos del cardenal Hoyo su primera construcción data de 1609. La edificación es toda de cantería. En su interior, al fondo, se encuentra un pequeño altar en una zona algo más elevada que el resto de la nave, con un retablo donde descansa la imagen del santo y la entrada a la sacristía. El suelo es también de piedra y la puerta principal está dispuesta en un lateral que da a un patio exterior, también enlosado en piedra y limitado a su alrededor por un pretil del mismo material. Desde el conocido como «Campo de San Roque» se accede al patio por una escalera con una balaustrada, también de piedra. En la fachada oeste tiene otra entrada y una ventana que ilumina el coro. Sobre esta fachada se levanta la espadaña del campanario rematada en una cruz y un par de pináculos.


Capilla del Espíritu Santo
      Esta capilla se encuentra en el barrio muradano del Espíritu Santo, zona conocida también como «Campo das Cortes» o «Campo de Cortes», al lado izquierdo de la carretera que va desde Muros a Louro, en el cruce que lleva al cementerio municipal. Es una pequeña capilla lindante con una propiedad privada pero construida en el exterior de la misma.
      Dispone de una pequeña explanada a su lado donde se lleva a cabo anualmente una fiesta en honor a la imagen. Fue reconstruida en el año 1927. Es de estilo románico, con amplias paredes de cantería rematadas en una cornisa en su parte superior. Dispone de una sola planta dividida en tres tramos mediante arcos apuntados. Al fondo se encuentra la capilla mayor, la cual está cubierta por una bóveda de piedra. En el exterior, sobre la fachada principal, tiene un pequeño campanario y una cruz. Sobre la puerta de entrada hay una inscripción en la que se puede leer: «Ampliada esta capilla por pública devoción. 1927-28».
      Según la leyenda, la capilla fue construida en aquel lugar por ser el sitio donde se rompió el carro que transportaba la imagen cuando era llevada para ser emplazada en un lugar apropiado después de haber sido encontrada en la playa. Otra versión dice que fueron los bueyes quienes se detuvieron en el sitio y no hubo forma de hacerlos retomar la marcha. Ello fue considerado por los creyentes como una señal divina.


Capilla de San Marcos
      Esta pequeña capilla está situada en una zona deshabitada, entre Campo de Cortes y Louro. Se accede a ella desde el Espíritu Santo por un camino que va a dar a la carretera de Taxes. Es una capilla de reducidas dimensiones construida en piedra. De base rectangular y cubierta en bóveda de cañón apuntado. A pesar de su simpleza, en su interior se pueden encontrar una serie de canecillos de diversas formas. Su construcción se remonta al año 1480, según se deduce de la inscripción que figura sobre su puerta. Esta capilla estuvo a punto de desaparecer, al igual que la de Santa Cruz, pero fue restaurada y actualmente es un conocido lugar de ocio al que van grupos de caminantes que hacen allí pequeñas fiestas campestres.


Capilla de Santa isabel
      Esta pequeña capilla se encuentra justo a la entrada de la Axesta. Es una pequeña construcción que ocupa un espacio entre las casas colindantes. Tiene un reducido patio exterior donde se levanta un crucero de piedra. Está situada en un plano alto con respeto las demás construcciones que la rodean y se accede a ella por unas escaleras de piedra. Su fachada es sencilla. Con una puerta sin filigranas sobre la cual hay una ventana de dos huecos. La remata un pequeño campanario de una sola espadaña terminada en una cruz, en cuyo arco hay una campana de pequeñas dimensiones. Está cerrada al culto y también al público por una verja de hierro y una cancela del mismo material.


Capilla de Nosa Señora do Carme
      Situada en el barrio del Carmen, esta capilla es una de las más importantes de la villa. Aún en el siglo pasado se celebraba culto en la misma y es el punto de inicio de las fiestas más relevantes del pueblo. Allí se guarda la imagen de la patrona de los marineros, de donde sale todos los años hacia iglesia parroquial para procesionar en una de las celebraciones más conocidas de la comarca, el 16 de julio.
      Fue levantada en el año 1767. Es una edificación de dos alturas en cantería. La fachada principal es relativamente sencilla, con un gran escudo sobre la puerta de la entrada, una pequeña ventana sobre esta y rematada con dos pináculos en lo alto, uno a cada lado. En el imafronte de la misma tiene un campanario con una cruz encima que destaca construcciones colindantes. En el exterior, al frente de la edificación y por donde se entra al templo, hay un amplio atrio enlosado en piedra. Durante años estuvo abandonada, debiendo guardarse la imagen en otra parte ante el peligro de derrumbe. Finalmente, y después de muchos años, fue restaurada, volviendo a convertirse en referente del principal festejo de la villa.
      En el año 1957 consiguió protagonismo en el cine cuando se rodaron en su exterior escenas de la película «El hereje», protagonizado por Folco Lulli y dirigido por Francisco Borja Moro.


Capilla de Nosa Señora das Neves
      Es una pequeña ermita que se encuentra por encima del barrio de la Virgen del Camino, a la orilla de la carretera que va de Miraflores a Ventín. Se trata de una capilla de muy pequeñas dimensiones. En su interior solo hay un exiguo altar y una imagen. Fue edificada, muy probablemente, en el siglo XVII. En el exterior, en su parte izquierda, hay una fuente que es conocida como «Fonte Santa». A esta fuente acudían antiguamente los devotos con la intención de curar sus enfermedades, pues consideraban que esas aguas eran milagrosas. Aun hoy en día hay quien cree que esa agua posee cualidades sanadoras. La imagen de esta capilla tiene su propia fiesta y se sigue sacando en procesión


Capilla de San Xosé
      Situada en el barrio del mismo nombre, adosada a la escuela municipal de música, esta capilla, fundada en 1727 por don Pedro Teixido de Turnes y doña Catalina Pérez de Reloba, fue parte del antiguo convento de las monjas, que tenían escuela en aquel lugar. En la década de los setenta del siglo pasado, en el sitio que ocupaba el convento se construyeron unos bloques de viviendas; y lo que era el colegio se convirtió
posteriormente en la escuela de música municipal, quedando la capilla como representante material de lo que había sido la zona en la antigüedad en uno de los barrios más representativos de la Villa. La capilla está cerrada al público y su interior no tiene nada destacable. El exterior es una construcción sin complejidad.
      Hecha en piedra y de planta rectangular. No muestra filigranas o escultura alguna; tan solo el escudo de armas de sus impulsores, que le atribuye un especial valor arquitectónico, más allá de su valor patrimonial. Con todo, tiene un pequeño atrio de piedra a dos alturas. Cerrado el superior por un pretil de granito y el más bajo con un crucero en el centro que, si bien tampoco es demasiado elaborado, tiene una gran importancia histórica, ya que las piernas de la imagen del Cristo fueron rotas por un tiro de cañón inglés cuando la flota del capitán Maitland, comandante del Loire, asedió y atacó la villa en el año 1805.


Capilla de San Miguel de Sestaio
      Era la iglesia principal de la antigua parroquia de Sestaio, que ahora pertenece a la de Serres. Data del siglo XVI. Es una iglesia pequeña en forma de L con tejado a dos aguas. Está construida en piedra de perpiaño y coronando su fachada se yergue una espadaña con dos campanas y una cruz en lo alto.
      La capilla ocupa el mismo recinto que el cementerio, el cual está cerrado por un muro de piedra. Del lado donde sobresale la sacristía tiene una cancela que da a un pequeño aparcamiento junto a carretera.
      Antiguamente, se hacía misa solo de 15 en 15 días, debido a la dificultad que suponía acceder a ella. Hoy se llega hasta allí por la carretera que va desde el lugar de O Castelo hasta el «lugar de arriba de Sestaio. A pesar de los pocos habitantes que forman parte de esta antigua parroquia, se sigue enterrando en su cementerio y la capilla continúa abierta al culto.


Capilla de Santa Mariña (Esteiro)
      Capilla muy sencilla. Con tejado a dos aguas. Es de estilo neoclásico con detalles románicos. Su fachada remata en un pinche liso con dos pináculos y una cruz en lo alto.
      En su interior está formada por tres arcos de medio punto que sostienen una bóveda de cañón, que es más estrecha en la zona del altar. Guarda, o guardaba, cuatro tallas de la Virgen de los Dolores, una del Perpetuo Socorro, otra de la Purísima Concepción y otra de San Antonio. Todas ellas están presididas por Santa Mariña en un ábside plano sin retablo.
      El cementerio y el campanario se encuentran separados de la edificación, unos 50 metros, al lado del Camino Real.
      Se trata de una ermita construida en honor a Santa Mariña, que, según la leyenda, era hija de un pagano. Nacida en Xinzo de Limia, fue declarada cristiana y murió como mártir, degollada por no querer casarse con el prefecto romano Olivio.
      La capilla data, aproximadamente, del siglo XVII, y se encuentra ubicada en el lugar de Solleiros.


Capilla de Santa Cruz
      Esta ermita, ya desaparecida, se encontraba en un pequeño alto en el Monte, unos cientos de metros más abajo de la capilla de San Marcos. Desde el lugar se divisa toda la entrada de la ría.
      Hasta principios del siglo pasado permanecieron allí, junto al crucero, que aún se conserva, las ruinas de la antigua capilla. Mas fue totalmente desmantelada cuando se utilizaron sus piedras para llevar a cabo la ampliación de la capilla del Espíritu Santo.
      Sirvió en la edad media como atalaya de vigilancia desde donde se daba la alarma al castillo de la villa para avisar de la llegada de las hordas piratas que arribaban a la bahía de San Francisco.

JMBLibros - Muros
© Todos los derechos reservados
Email: JMBLibros@villademuros.com
mardehistoria@villademuros.com
REDES SOCIALES